Friday, May 19, 2017

MUERTE DEL APOSTOL

EL 19 DE MAYO
Por Carlos Ripoll
Nunca se sabrá con certidumbre cómo se produjo la muerte de Martí. Hay tantos testimonios contradictorios que, cuanto más se ahonda en el asunto, parece que menos se sabe de él. Las muertes en la guerra de muchos de nuestros patriotas Céspedes, Agramonte, los Maceo, Flor Crombet no arrojan un saldo tan rico de leyendas como la acción de Dos Ríos. Es que constituyó un acontecimiento de gran trascendencia y algunos quisieron ajustarlo a su opinión o beneficio. Además, los hechos se desarrollaron sin tiempo para fijar detalles en la memoria y, ya pasados, como siempre sucede, la misma imprecisión alteró más el recuerdo.
De la muerte de Martí se ha dicho que fue voluntaria, por su vocación de mártir, y que fue un suicidio, por los disgustos de La Mejorana; que se debió a la impericia del jinete, y que la provocó el deseo del recién nombrado Mayor General de entrar en combate. Se ha dicho que lo mato una guerrilla de Palma Soriano, y que fue víctima de una escaramuza con la columna de Ximénez de Sandoval; que fue la única baja cubana, y que cayó con todo su Estado Mayor. Se ha dicho que murió enseguida, y que después de hablarle lo remató el práctico Oliva; que la culpa la tuvieron los jefes insurrectos, por su imprevisión, y que la culpa la tuvo el propio Martí al desobedecer la orden de quedarse en la retaguardia. Y hasta se llegó a decir que llevaba un salvoconducto para entrevistarse con los españoles, que lo habían asesinado los cubanos, que el combate no fue el 19 de sino el 20 de mayo, y que el cadáver que se enterró en Santiago de Cuba no era el de Martí. Y estas versiones, y aun otras, inmediatas al suceso, fueron las que circularon o se imprimieron al darse la noticia en La Habana, Oriente, Madrid, Santo Domingo y en los centros de emigrados en Nueva York, Tampa y Cayo Hueso.
De las declaraciones de Máximo Gómez, y de la falta de un parte oficial, nace la confusión. Lo que anota en su Diario, y luego repite en cartas, es distinto de lo que dijo en aquellos días a George E. Bryson, el corresponsal del New York Herald: una vez contó que Martí quiso seguirlo cuando él cargaba contra el enemigo; otra que ya estaba camino a Jaragua, donde embarcaría hacia Jamaica. La ropa, el dinero y los otros objetos con que lo recogieron los españoles, más bien denuncian el viaje, pero el desamparo en que se vio, la falta de escolta, mejor se explica si pensaba quedarse en el campamento de Vuelta Grande y que de allí se lanzó, imprudente, sobre el enemigo. Muchos años después, ya muerto el Generalísimo, Ximénez de Sandoval lo culpaba por el desastre cubano.
No menos confundieron el asunto los españoles. Las condecoraciones, los ascensos y las recompensas posibles por el rico botín, deformaron muy pronto la participación de los actores. El informe del general Salcedo no concuerda con la narración del coronel Ximénez de Sandoval, quien se contradijo también en varias oportunidades; ni se pueden conciliar las declaraciones del médico Juan Gómez Valdés con las del cabo Juan Trujillo, y las muy tardías de los soldados Maximiliano Loyzaga y Cayetano Martí Arias. Igual sucede entre los cubanos: el testimonio de Dominador de la Guardia no coincide con lo que contó su hermano Ángel, y también difieren los detalles de Ramón Garriga, Juan Masó Parras, Artigas Manduley, Rosalío Pacheco, Marcos del Rosario, Loynaz del Castillo y Enrique Collazo, todos presentes en Dos Ríos o muy vinculados a las mejores fuentes de información.
El más difundido de todos los recuentos, y quizás el más cercano a la verdad, es el que publicó en 1906 el general José Miró Argenter, jefe del Estado Mayor de Antonio Maceo. Dice éste:
...al final del almuerzo oyéronse algunos tiros de fusil lejanos y, casi simultáneamente, dos jinetes de una de las avanzadas traían la noticia de que los españoles se aproximaban, sin poder determinar nada más. Tocóse llamada y tropa, y montó a caballo Amador Guerra... Allí acudieron enseguida Gómez y Martí, Masó, Borrero, Masó Parras y varios oficiales y soldados... Gómez requirió a Martí con estas palabras: "Martí, retírese, éste no es el lugar de usted". Martí no obedeció... Martí se hallaba a caballo con el revólver empuñado, de frente al enemigo, a un lado del monte. Pasó por allí un oficial, Ángel de la Guardia, que iba a unirse al general Masó, después de haber cumplido una orden de éste, y díjole Martí "¡Joven, vamos a la carga!"; y salieron los dos al limpio, al espacio menos intrincado, en medio de la confusión de aquellos momentos. Cayó Martí de dos balazos, uno de ellos mortal; fue herido el caballo que montaba, regalo de José Maceo... Gómez buscó con prontitud a los más conocedores del campo para arrebatarles el trofeo a los españoles, pero éstos, que habían identificado el cadáver de un modo inequívoco... forzaron la marcha de retroceso para que la agresión de Gómez no los cogiera en el camino más peligros... La gran desgracia acaeció a la una de la tarde del 19 de Mayo de 1895; era domingo.
Martí, por su parte, de alguna manera contribuyó a algunas de las versiones sobre su muerte. Había él previsto las dificultades que le esperaban al llegar a Cuba, y sus cartas debieron alarmar a sus más cercanos colaboradores en la emigración. A veces se mostraba seguro de la maldad de algunos de los insurrectos, y del sacrificio que le esperaba. Desde Santiago de los Caballeros, preparando el viaje con Gómez, le escribe a Gonzalo de Quesada: "Si me dejan poner vivo el pie en nuestro país, ¿quiere que le diga desde ahora cómo y de quiénes, uno por uno, será la campaña, implacable, de la codicia burlada, del miedo de no ser ayudado de mí en el apetito del poder, del desamor natural en ciertos hombres a una honradez más enérgica que su tentación? Viejos y jóvenes, de una región y de otra, odiándose entre sí, y sólo unidos en celarme, se están ya afilando los dientes". Y de sus dudas respecto al regreso, añadía: "¿Lo volveré a ver? Vamos de frente y acaso no vuelva". Poco después, desde Montecristi, le avisa a Estrada Palma, también en Nueva York: "Yo creo que, al fin, podré poner el pie en Cuba, como un verdadero preso. Y de ella se me echará sin darme ocasión a componer una forma viable de gobierno". Veía Martí surgir el conflicto que en 1884 lo había distanciado de Gómez y de Maceo, por la resistencia de los militares a que la guerra llevara en sí la república. Y agrega Martí adivinando el futuro: "De mí, ya le digo, voy preso, y seguro de mi inmediato destierro".
Pronto se confirmaron sus temores. Llegó La Mejorana. En la casa de vivienda de aquel ingenio, Maceo, dolido aún por su disminución ante Flor Crombet, maltrata a Martí: promete enviar cuatro representantes a la asamblea que se prepara, "y serán gentes", dice, "que no me la pueda enredar allá el doctor Martí" y concluye impaciente: "¿Pero usted se queda conmigo o se va con Gómez?... Lo quiero menos de lo que lo quería". Y Martí comenta en el mismo Diario en que recogió lo anterior: "No puedo desenredarle a Maceo la conversación... me hiere y me repugna". Gómez no se supo imponer: aún sin definirse la organización de la guerra, prefería que Martí regresara a Nueva York. Martí quiso esperar hasta el primer combate. ¿Iba a Manzanillo o seguía a la reunión de Camagüey? Quizás Martí enjuiciaba con severidad a Gómez en las páginas que perdió el Diario después de Dos Ríos.
A partir del 19 de Mayo no se habló más de las graves discrepancias. Hicieron bien entonces en ocultarlas: Masó con su parquedad, Gómez con sus declaraciones ambiguas, Maceo con su pertinaz silencio junto al de otros mambises. Martí había sentado la pauta: después de La Mejorana volvió sobre todos con su palabra generosa. Pero el disgusto se filtra en el Diario: "No me le digan a Martí presidente", ordena Gómez; "Martí no será presidente mientras yo viva". Y Martí agrega: "Voy aquietando... y a la vez impidiendo que me muestren demasiado cariño... Escribo poco y mal porque estoy pensando con amargura"; y en el secreto de esas confesiones se pregunta sobre el beneficio de ceder: "¿Hasta qué punto será útil a mi país mi desistimiento? y debo desistir, en cuanto llegase la hora propia, para tener libertad de aconsejar, y poder moral para resistir el peligro que de años atrás preveo... aunque, a campo libre, la revolución entraría, naturalmente, por su unidad de alma, en las formas que aseguraría y aceleraría su triunfo..." Era el 14 de mayo.
Martí fue una pérdida enorme para Cuba, para la futura república, para la humanidad, pero su muerte sirvió a la revolución. Volver en aquellas condiciones a los emigrados no hubiera sido tan provechoso como lo fue Dos Ríos. El sacrificio de Moncada, de Flor, y los que luego vendrían, el de Serafín Sánchez, el de los Maceo, y de tantos otros, y las grandes hazañas militares, lo habrían disminuido en su gestión de propaganda, más con el cargo que pesaba sobre él, desde la intentona de 1884, y la carta de Enrique Collazo, acusándolo de cobarde y de vividor. Era convertirse en lo que él llamaba "patriota de salón". Ni quedarse podía, vigilado con suspicacia, "preso"; lastimando celos porque su fervor hacía prosélitos entre militares y civiles; o como lo calificó Maceo, convertido en un "defensor ciudadanesco" de las trabas de la guerra; o con el "traje de señorito en la manigua, paseando entre soldados", como lo pintaba la prensa española en su campaña de descrédito.
La tragedia de Dos Ríos no fue la muerte de Martí, fue el convencimiento a que llegó de que él era el obstáculo para el triunfo de la revolución. Y no se equivocaba: sin su presencia, "a campo libre", no quedó, como deseaba Maceo y temía Martí, "la patria"... como Secretaría del Ejército". Cuatro meses más tarde la Constitución de Jimaguayú consagraba su plan: un gobierno civil y sólo la guerra en manos militares, o en sus palabras, " el ejército libre, y el país, como país, y con toda su dignidad representado". En su última carta había dicho: "Sé desaparecer. Pero no desaparecería mi pensamiento".
De las sombras que envuelven el 19 de Mayo aún puede sacarse buena luz. Con ellas se logró esconder la disensión cubana, herencia de la guerra anterior. Entonces fueron útiles. Hoy no lo son. Ver a aquellos hombres bregar y discutir, ante la enorme empresa, los acerca a nosotros. Ya que en virtud y en amor a la patria nos quedamos tan lejos, en sus yerros podríamos encontrar, sobre posturas y divergencias, aliento para continuar la lucha.
Pero la mayor lección del 19 de Mayo está en el torneo que muestra del hombre y sus principios, y verlos en franco triunfo sobre la misma vida que les daba a ellos vida. Ver la fuerza de la verdad probar su linaje hasta el aniquilamiento y la última reducción de quien la posee.


Saturday, May 13, 2017

REFLEXION SOBRE CUBA

En buen cubano, el Presidente Obama le puso la tapa al pomo con sus resoluciones sobre Cuba.  Las concesiones hechas a la dictadura superaron todas las expectativas y sueños más recónditos  elucubrados en el señorío de los Castros. Diciembre de 2014 inició el fin del embargo y la legislación que protegía a los cubanos, o sea, la Ley de Ajuste y su apéndice de Pies Secos, Pies Mojados.  Protección que antes existió para los soviéticos, los  húngaros a partir de 1956, los checos desde 1968, los vietnamitas después de 1975, y así sucesivamente hasta dar refugio a los cubanos victimas también de una despiadada dictadura comunista.

 Si Trump y los Republicanos quieren tener el voto absoluto de los cubanos, solo tienen que derogar las absurdas medidas tomadas por Obama. No hay dudas que el Presidente saliente ha traicionado al pueblo cubano desconociendo las condiciones que originaron el embargo y la Ley de Ajuste Cubano. Esas condiciones no han cambiado en lo absoluto. Se mantiene una tiranía comunista, las propiedades robadas nunca fueron devueltas o pagadas, los derechos civiles de los cubanos no existen, la represión se mantiene intacta, la colaboración con regímenes terroristas y enemigos de los Estados Unidos se ha fortalecido (Corea del Norte, OLP, Rusia, etc.).  No sé si Obama fue muy cándido o es simplemente es un pelele. Los cubanos huyen en busca de libertad política y económica. Modificar la ley para evitar los abusos es correcto, derogarla es hacerle el juego al Castrato.

Thursday, May 11, 2017

TROYANO EN MAC

Durante años he explicado a mis clientes que las computadoras marca Apple o Mac no están excepta de infestarse con virus, aunque no eran las más atacadas por ser solo alrededor de 3% de total de PCs del mundo. El artículo que podrán leer en el link más abajo, es bien explícito sobre el particular.


Friday, January 20, 2017

LONG LIVE MR. PRESIDENT!

Estoy escribiendo mientras veo en TV the President Triump’s Inaugural Parade. Es un acto majestuoso, una fiesta gigante de la democracia más allá de los credos políticos o preferencias de candidatos. El Presidente 45 entra en la historia de esta gran nación marchando por la avenida Pennsylvania camino de la Casa Blanca.  Va en su bestia blindada acompañado de la primera dama, la bella Melania y su pequeño hijo de 10 años, quien mira con ojos lleno de asombro. Le siguen  otros automóviles con los restantes miembros de la familia.  Marchando atentos y vigilantes, los miembros del servicio secreto los van protegiendo con paso marcial y seguro a ambos lados de la avenida.  El público vitorea y grita USA, USA, USA… aplauden frenéticamente. Ha ganado la Libertad y los ideales de los Padres de fundadores.

En su discurso al mundo y la nación, rompe con todos los partidos; culpa a los políticos de preocuparse por sus “brillantes” carreras y no de las necesidades del pueblo. Clama que resolverá los problemas apremiantes del país: empleos, seguridad, emigración, salud asequible para todos, el terrorismo Islámico y que el poder ahora en manos de alguien sin compromisos con el establishment actuará sin temor a traspasar lo políticamente correcto. Un discurso ambicioso, tal vez populista, pero, sin dudas, ha sido consecuente desde el primer día que anunció su intención de convertirse en candidato a la presidencia hasta hoy, día de su nombramiento oficial.

Como Cubano Americano, le deseo éxito en su presidencia. Todos necesitamos que así sea. Sin olvidar que gracias al Obamacare millones de americanos tenemos un seguro médico; factible de mejorar como toda obra humana, pero una pieza angular en el bienestar de ese pueblo al que se dirigió hace unos minutos.  Como cubano, no quisiera que olvide su promesa de revertir las concesiones a la dictadura castrista hechas sin considerar los derechos del pueblo oprimido. El tiempo dirá la última palabra.

Long live Mr. President!


Wednesday, January 11, 2017

REFLEXIONES EN UN NUEVO AÑO

Hace tiempo no escribo en mi blog. No por falta de temas y acontecimientos. Todo lo contrario, han sobrado tanto en mi vida personal como en el mundo. Después de 7 años, CyberScape tuvo que cerrar sus puertas por el incremento descomunal de la renta.  Por otra parte, también desde el pasado septiembre, vivo separado de mi familia por más de 30 años. Ha empezado el año 2017 y quiero compartir algunas ideas y criterios.

 Donald Trump, tal vez el candidato menos capaz de la historia de la nación, salió electo Presidente. Varios factores influyeron. El escándalo de los emails, la interferencia rusa y el poco carisma de Hillary Clinton no la ayudaron. Predominó el criterio que era una persona deshonesta sin considerar su carrera de tres décadas. Trump pudo sacar a votar a la clase trabajadora blanca, de menos educación pero importante a la hora de contar los votos.  Al final, el sentimiento antisistema primó al otorgarle la presidencia a un outsider multimillonario, egocéntrico, ignorante y tan atorrante que sólo el hastío por los políticos tradicionales puede justificar su elección.

Queda el balance de  8 años de la Presidencia de Barak Obama.

1.       Superó la Crisis Económica
Obama asumió su mandato en medio de una gran crisis económica, donde un gran porcentaje de las personas estaban siendo despedidas debido a que las empresas se estaban declarando en quiebra. Como medio para evitar esto, creó un plan estratégico denominado "The Stimulus", bajo el cual se destinaron más de 787 billones de dólares para estimular la economía de la nación. Después de sólo 6 meses, las industrias se encontraban produciendo nuevamente, gracias a lo cual el índice de desempleo bajó de manera súbita. Ya que al estar produciendo, tener trabajadores era un asunto de suma importancia.

2.       Retiró la mayoría de las tropas de Afganistán
No sólo llegó al poder en medio de una crisis económica, sino que lo hizo en medio de una guerra. En 2011 se calculaba que existían más 101 000 tropas en Afganistán, pero bajo su mandato esto cambio. Ya que, según un decreto dictado por Obama como jefe de estado de una de las naciones más influyentes del mundo, se decidió reducir de manera considerable el número de americanos en la nación afgana, por lo que actualmente se calculan que sólo 30 000 tropas se encuentran en dicho territorio. Una operacion militar también liquidó a Osama Bin Laden, el arquitecto del acto brutal contra las torres gemelas en New York que cobró la vida de varios miles de personas. 

3.       Trabajó para mejorar el medio ambiente y los efectos del calentamiento global.
Para nadie es un secreto que vivimos en medio de una crisis ambiental. Cada día que pasa los polos se derriten más y, aunque suene fantasioso, no estamos muy lejos de vivir una era donde el agua sea más cara que el petróleo. Debido a esto, Obama creó una orden que se extendía a todas las agencias federales, en las cuales debían crearse planes para reducir su impacto ambiental para el año 2020. Estas debían reducir su consumo de gasolina, producción de monóxido de carbono y el desperdicio de agua. Ya que sus planes son convertir a Estados Unidos en el país número uno en términos de conservación ambiental.

4.       Mejoró el prestigio de los Estados Unidos
Por primera vez en casi 3 décadas, el mandato de Barack Obama ha sido el único que no se ha visto envuelto en algún escándalo, lo que para muchos parece un logro sin importancia, pero que genera un gran impacto en el país. La inversión internacional creció un aproximado de 20%, como consecuencia de la excelente imagen que logró desarrollar delante de las demás naciones el que ahora se encuentra terminando su mandato presidencial.

5.       La Reforma de Salud
La reforma de salud de Barack Obama, el famoso 'Obamacare' permitió a millones de americanos tener acceso a los cuidados médicos antes vedados por sus altos costos. Personalmente, por primera en más de 20 años pude costearme el pago de un seguro de salud como otros tantos millones de Americanos. 

Sus puntos más débiles.
Tal vez su talón de Aquiles haya sido su política exterior. La primavera árabe lejos de mejorar empeoró la vida de millones de personas y las muerte de cientos de miles, incluyendo niños y mujeres.  Los Estados Unidos necesitan seguir la política llamada “ the least evil”, o sea, apoyar aquellos gobiernos que sean menos perjudiciales para los intereses nacionales. El medio oriente no puede ser cambiado por decreto. Miles de años de gobiernos autocráticos y dictadores no se transforman de la noche a la mañana. El preferible tener a Sadam Husein en Iraq, el Sha Reza Pahlavi en Irán, El Gadafi en Libia que el caos de ISIS y terrorismo que amenaza a Occidente.  Por otra parte, Rusia se anexó Crimea e invadió Ucrania impunemente.  A Obama le faltó resolución.

Su visita a Cuba fue un aire fresco. El pueblo vio a un líder carismático, sencillo y mestizo que con solo su presencia ridiculizó a los octogenarios Castros y compañía. Sin embargo, brindó todas las concesiones  sin pedir nada a cambio.  Los espías cubanos no eran negociables. Los derechos de los cubanos debieron ser una prioridad y no lo fueron.  La dictadura lo obtuvo todo sin dar nada a cambio.


Al final, creo que deja un saldo positivo. Su carisma se va a extrañar. 

Wednesday, September 28, 2016

LA MURALLA

Martica recién había cumplido catorce años, pero ya asomaba la mujer voluptuosa que dentro de poco arrebataría provocando piropos lascivos.  Ajena a ese  mundo lujurioso, el suyo era otro reino. Me ha sonreído justo al entrar en clase. Sabe que su hermano  me aprecia y ella me atrae. Parece haber nacido en el medio oriente. Sus rasgos entre asiática y trigueña cubana le regalan un aire de no pertenecer al medio. Sonríe poco y habla menos tanto en clase como fuera de las aulas. A pesar de mi ateísmo rojo, hay una comunicación silente entre ambos. No es una gran estudiante, aunque si constante con una disciplina de cadete. 

Hoy es un día especial: daré mi primera clase sin asesoramiento. Después de ganar el concurso provincial de Historia, es un premio impartir un tema tan importante como “Las Causas del Fracaso de la Guerra de los Diez Años” sin siquiera recibir el visto bueno de la Profesora Isabel Estrada.  Ella me exhibe como un trofeo y a todos  dice  me ha preparado muy bien, tan bien que he ganado un duro concurso a nivel de la FEEM provincial, repite horonda cada vez que puede.  Como premio me ha regalado una enciclopedia impresa en Moscú por la editorial Progreso.  En verdad, la historia es mi pasión y estudiarla es un placer, así que me ha dado por la vena del gusto. Nada vaticina la tormenta que se aproxima. Hay calma y paz.

La profesa Isabel hace la presentación.

Bueno, atienda acá por favor.  Como ustedes saben, Jorge ha ganado el concurso provincial de Historia. La muchachada empezó a aplaudir y yo me puse más rojo que la vergüenza. Busqué los ojos de Martica. Me sonrío de nuevo e hizo un gesto afirmativo con su cabeza. La expresión de su rostro me devolvió la confianza que necesitaba. Por eso, les pido hoy su cooperación puesto la clase será impartida por él. Algunos chiflaron bajito como diciendo lo que te espera, Jorge. Les repito, él impartirá la clase, pero yo velaré por la disciplina. Por su intransigencia y rectitud le llamaban la “muralla”. Ella conocía su apelativo y disfrutaba repetirlo cada vez que tenía una ocasión: Soy la muralla y por encima de mí no pasa nadie ¿Entendido? Además, era la secretaria del partido comunista de la escuela.  Su ortodoxia era conocida. Un ser implacable con los profesores con “desviaciones ideológicas” que podía ser desde silbar Yesterday de los Beatles o una camisa muy subida en colores.   En el núcleo del PCC,  una Stalin con los militantes. En verdad, todos la temían. Personalmente, sentía respeto y admiración por ser una profesora capaz de llegar a todos los estudiantes. Sabia de su dureza, pero disfrutaba sus clases y el trato especial que recibía debido a mi dedicación a la asignatura. A veces pensaba que la gente exageraba al describirla como un ser intolerante hasta con único hijo, quien prefirió asistir a  otra secundaria para librarse de la riendas maternas.

Bien Jorge, la clase es suya. Dijo con voz de mando esbozando una sonrisa que se  convirtió en un rictus facial.

El asunto de la clase de hoy es: Causas del Fracaso de la Guerra de los Diez Años. Empecé un poco nervioso mientras escribía el asunto en el pizarrón.  Isabel aprovechó para ir de pupitre en pupitre revisando los cuadernos de notas. Los pedía a cada alumno y permanecía de pie mientras las leía  y hacia anotaciones acompañadas de gestos de desaprobación o abriendo los ojos si descubría algo de su desagrado. Hasta ese momento solo se escuchaba mi voz. Llegó junto a Martica quien presta le extendió su libreta de notas. Un estruendo inesperado nos paralizó a todos.

-¡Hija de  Puta…! Gritó Estrada mientras con brusquedad tiraba el cuaderno de Martica contra el suelo y le propinaba en su rostro adolecente una bofetada.

La tiza se desprendió de mi mano. Todos no quedamos en shock sin saber el porqué de aquella explosión de ira. Martica no lloró. Sentada en su pupitre la miró con lástima. Sentí deseos de golpear a Isabel Estrada. Era imperdonable lo que acaba de hacer.

-Con usted no doy más clases- Dije mientras salía del aula con la sangre hirviendo.

Algunos se levantaron y me siguieron. Martica no se movió. Con su autocontrol nacido de la fe  había derrotado a la “Muralla”.  David venció a Goliat. El “pecado” de Martica había consistido en escribir el origen de cada nota tomada con un “según la profesora”, “de acuerdo al libro de texto”, para dejar claro que no era su opinión ni la enseñada a los Testigos de Jehová.

Isabel me expulsó de la escuela. A los otros que salieron de la clase después del incidente les permitió entrar de nuevo. No perdonó que su alumno estrella no la secundara en su acto bestial. Gracias a la mediación del director de la escuela, Luis Valle, amigo de mi familia, logré incorporarme a clases exceptuando la de Historia. Solo permitió examinarme para las finales que se avecinaban. Estudié con ahínco copiando las notas  por otros compañeros de clases y leyendo muchísimo. Para darme la nota, me llamó a su pequeña oficina que también era la del Partido Comunista de la escuela.

-Ha hecho usted un examen excelente. Ni una falta de ortografía. Así que tiene 100 con signo plus ¡Qué lástima que sea tan insolente y débil con el enemigo.

- Muchas gracias, señora.

- Señora no, COMPAÑERA- Me gritó a todo pulmón. Su voz resonó dentro de las cuatro paredes como tiro de cañón.

No dije nada más y pedí permiso para retirarme.  Algo en mi cambio para siempre. No podía creer en una ideología que aplastara al que pensara diferente, que consideraba enemigo a alguien que creyera en Dios o simplemente viera el mundo desde otra óptica.  Ese día, la Muralla Roja comenzó a derrumbarse ante mis ojos.


Sunday, September 11, 2016

SO LONG

La ciudad siempre corre. Todos se apresuran hacia algún lugar. Los automóviles se desplazan cual objetos autónomos; accionan el claxon, giran a tropel en las esquinas. Los edificios yacen como pirámides: envueltos en aureolas de mundos de galaxias desconocidas. Pero tienen algo de seres independientes también… ¡no, no, no se esfuerce! ahí tampoco encontrará ningún ser humano, ni siquiera un pobre diablo con quien comentar sobre el tiempo.

Aún las estrellas, abochornadas, decidieron abandonar el cielo después de miles de años juntos y hasta el color azul se ha enlutado de gris.

En este mundo no germinaría la poesía de Garcilaso de la Vega y la enigmática sonrisa de la Mona Lisa seria solo una mueca de terror para Da Vinci. Ni siquiera un verso de amor escolar tiene cabida en esta bruma… ¿Pero qué hago? Yo dándole a la lengua y todavía no me he puesto las baterías ENERGIZER para presto darle PUSH a mi TURN ON, pues ya olvidaba que soy solo otro androide más con ínfulas de filosofo… Bueno SO LONG amigo, la ciudad me llama.

La figura fosforescente lo observa alejarse; mira en derredor y decide regresar a la nave para informar a la base que ni en el año 3994 los terrícolas están aptos para convivir con sus vecinos del espacio.
                                                                                                                                               

                                                                                                                                               12-27-1994